Es un arbusto tropical perenne de 3 a 5 m. de altura. Su fruto (la carambola) se presenta en racimos en las ramas y en el tronco, y puede conseguirse en el Barrio Chino porteño.

Su corte transversal es el de una estrella de 5 puntas. Puede consumirse tanto cruda como cocida, y resulta deliciosa aliñada con una salsa vinagreta.

Tamarindo Chino, carambola, tiriguro, fruta estrella tamarindo dulce, la fruta de los 5 dedos, son algunos de los apodos que posee una exótica fruta originaria de Indonesia, India y Sri Lanka pero que es popular en Malasia, y todo el Sudeste asiático y partes de Asia oriental, incluyendo Taiwán. Además, también se encuentra en en Colombia -en la región de los Montes de María y el Valle del Cauca-, la Isla de San Andrés, República Dominicana, Venezuela, México, Honduras, Costa Rica, Panamá, Puerto Rico, Paraguay, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Perú (Tarapoto, Huánuco, Iquitos, y parte de la Selva peruana), la costa marítima del Ecuador y en el Amazonas de Brasil. También en parte de España.

Los principales productores son Tailandia, Sri Lanka, India, Brasil y Mamblas (municipio de la provincia de Ávila, en la comunidad autónoma de Castilla y León, España).

No tiene una epoca determinada de maduración, de maneral tal que resulta sencillo encontrarla durante practicamente todo el año.

Contiene vitamina A, vitamina C, fósforo y potasio. Puede consumirse tanto cruda como cocida, y resulta deliciosa aliñada con una salsa vinagreta.

La fruta estrella otorga carbohidratos, vitaminas del complejo B, carotenos, fibra. Tiene propiedades antioxidantes gracias a la presencia de ácido fumárico, ácido succínico, y ácido tartárico, es muy utilizada en dietas anti-edad.

Se utiliza como laxante suave gracias a su aporte de fibra soluble. Es muy buena para aliviar el molesto estreñimiento. Nos ayuda en la salud bucal y dental, se puede consumir la fruta luego de las comidas para limpiar la boca.

Ayuda a aumentar la producción de saliva. Gracias al ácido oxálico posee propiedades que ayudan a detener las hemorragias. Aporta también diversos minerales tales como fósforo, cobre, potasio, boro, calcio, magnesio y manganeso.

Teniendo en cuenta su bajo contenido de hidratos de carbono, bajo aporte de sodio, y gran cantidad de potasio su consumo es recomendable para personas que padecen diabetes, hipertensión arterial, y dolencias del corazón. También ayuda a disminuir los niveles de colesterol.

A causa de su alto contenido de ácido oxálico se encuentra contraindicada para quienes sufren de piedras en los riñones, gota e insuficiencia renal. Su consumo en estas  personas puede causar intoxicación y posterior deterioro neurológico, llegando incluso a la muerte. Se desaconseja también en personas que padecen gastritis.

El árbol del tamarindo alcanza una altura promedio de 10 a 25 metros, aunque en un suelo muy fértil, con humedad y clima cálido constantes puede medir hasta 30 metros. Generalmente, sus flores se dan una vez al año y en pequeños racimos, además de que son ideales para que las abejas produzcan miel.

Su fruto es una vaina aplanada y curva, cuya capa externa (epicarpio) se vuelve resistente y rugosa conforme madura; su pulpa es suave, fibrosa, con concentración relativamente baja de agua, y suele alojar en su interior de 1 a 12 semillas, las cuales son lisas, brillantes y de 1 centímetro de largo.

Cuando el fruto se encuentra tierno y el epicarpio no ha endurecido, puede utilizarse como condimento de arroz o consumirse en ensaladas junto con flores y brotes tiernos del mismo árbol. Los beneficios son considerables, pues la cáscara del tamarindo es rica en fibra y taninos, sustancias que neutralizan a los compuestos responsables del envejecimiento y la formación de células cancerosas (antioxidantes).

La parte más apreciada por el ser humano es la pulpa del fruto, misma que comprende aproximadamente la mitad del peso de la vaina. Cabe mencionar que el característico sabor agridulce de este alimento se debe a una combinación de componentes cuyo impacto es positivo para la salud: azúcares (30 al 40% del total), necesarios para que el organismo cuente con energía suficiente para realizar esfuerzo físico e intelectual, y ácidos acético (controla infecciones ocasionadas por hongos) tartárico (útil para asimilar alimentos ricos en grasas) y ascórbico (vitamina C, la cual es antioxidante y participa en la formación y renovación de tejidos).

La forma mas aconsejable de consumirla es madura ya que su sabor resulta muy dulce y refrescante, distinto a cuando se la come verde que incluso puede maltratar los labios. Sin embargo para los que no les resulta tan sabrosa, esta la opcion de ingerirla mediante jugos, gelatinas, helado, mermeladas dulces y/o pasteles.

Por otra parte, cabe resaltar su bajo contenido de hidratos de carbono y de sodio, y su riqueza en potasio, dato a saber para personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral. Es recomendable a personas en tratamientos de hipertension y padecientes de enfermedades coronarias.

Se la recomienda a diabeticos, personas que sufren de hipertension arterial o afecciones de vasos sanguineos y corazon. 

El componente principal de la fruta de los cinco dedos es el agua, y como si fuera poco, su alto contenido de fibra le confiere propiedades laxantes, ideal para combatir el estreñimiento. Del modo que resulta un excelente complemento de dietas para bajar de peso.

En este antioxidante natural, su abundancia en oxalato de calcio, resulta muy útil para la vista, piel, cabello, huesos, dientes y para mejorar las defensas.

Otros nutrientes importantes de la pulpa del tamarindo son:

Calcio. Mineral ampliamente distribuido en el cuerpo humano, debido a que es el componente esencial de huesos y dientes. Ayuda en la coagulación de la sangre, transmisión de impulsos nerviosos y funcionamiento de los músculos y corazón.

Fósforo. También se incluye en el sistema óseo, sin olvidar su utilidad para transformar los alimentos que se convierten en energía.

Hierro. Necesario para la correcta utilización de vitaminas del complejo B e indispensable para la producción de hemoglobina (sustancia en glóbulos rojos encargada de transportar oxígeno en la sangre) y mioglobina (oxigena músculos).

Tiamina (vitamina B1). Fundamental para asimilar los azúcares, sin olvidar que cumple importante labor en la conducción de impulsos nerviosos.

Riboflavina (vitamina B2). Interviene en la transformación de alimentos en energía, pues favorece la absorción de proteínas, grasas y carbohidratos. Básica para el crecimiento, reproducción y buen estado de piel, uñas, cabello y membranas mucosas; beneficia la vista y alivia la fatiga ocular.

Niacina (vitamina B3). Se encarga del mantenimiento de células, formación de transmisores nerviosos, producción de hormonas sexuales e insulina, así como del buen funcionamiento del aparato digestivo. Ayuda a mantener la piel sana y es indispensable para la salud del cerebro y sistema nervioso.

Fibra. Facilita el tránsito intestinal y regulariza las evacuaciones (laxante).

Pectina. Tipo de fibra que absorbe agua y ayuda tanto en problemas de estreñimiento como de diarrea.

Ácido glutámico. Fuente de energía para el cerebro que tiene la peculiaridad de ayudar a mejorar la memoria.

Glicina. Hace posible el aprovechamiento de proteínas, actúa como neurotransmisor y estudios recientes destacan sus propiedades antioxidantes.

Leucina y ácido aspártico. Importantes componentes del ácido desoxirribonucleico (ADN, con el cual se codifica la información genética), utilizados también para hacer posible la comunicación entre neuronas.

Volver
Informes
Informes
Información en horas no laborables
Informes